TEDx Cuauhtémoc

De todos aprendemos

Desde que comprendí el alcance de TED, de vez en cuando entro a su canal y lo exploro. Tienen un índice fantástico de temas y de connotados personajes que, sin duda, te dejan buenas enseñanzas siempre, con la maravilla de que casi todos tienen la opción de escoger el subtitulaje en tu idioma, gracias a cientos de voluntarios que se dedican a ello en diferentes países.

Pero más de una vez hay charlas que sobre salen y se desperdigan en la Red, como buenas semillas para cosechar a futuro mejores seres humanos. Todos los detectan: usuarios de TED, facebookeros, tuiteros, periodistas... Es claro entender que si sobresalen es porque vienen a completar vacíos sociales o a compartir verdades que intuíamos pero no expresábamos.

La charla de Lizzie Velasquez es un buen ejemplo. Catalogada tristemente como “la mujer más fea del mundo”, porque debido al rarísimo síndrome de Progeroide Prenatal, no puede almacenar grasa en su cuerpo y debe forzosamente alimentarse ¡cada 15 minutos! para sobrevivir, y aún así tiene una delgadez extrema que le da una apariencia peculiar. Pero lo que destaca en ella no es lo físico, sino el gran ser interior que le creció por dentro, haciéndola reflexionar sobre lo débil de las apariencias y la fuerza que nos sostiene a los seres humanos en más de una ocasión a lo largo de la vida.

De TODOS podemos aprender... Por eso les digo: dense la oportunidad de asistir a TEDx Cuauhtémoc y escuchar, por ejemplo, a Pepe, Rafael y Héctor, destacados alumnos del proyecto Robotix, cuyo empeño e interés ya los hizo sobresalir en la NASA... A ver si al escucharlos vamos dejando atrás prejuicios sobre las incapacidades de los mexicanos y entendemos que podemos apuntar nuestros objetivos muy , muy alto... ¿no les parece?